Magia y Espiritualidad

La Oscuridad es tu Aliada pero, cuidado, tambien se puede volver engañosa

Namaste queridos compañeros de tunel!

Como se comentó la semana pasada, la oscuridad es nuestra aliada, pero sólo si somos capaces de entenderla y discernir su verdadero propósito. Esto quiere decir que si no tenemos esto en cuenta, las tinieblas pueden cegar el mensaje contenido en la experiencia y hundirnos en nuestros deseos más bajos y egoístas. A todas luces un gran reto ya que a la naturaleza inferior le gusta hacernos creer que nuestra integridad, nuestra forma de vida con sus deseos y valores y logros, está en peligro. Y en ese estado de confusión e ignorancia, es normal que movamos cielo y tierra para protegernos, sin importar cuánto daño causamos a nuestros semejantes y cuanta negatividad regamos a nuestro alrededor. Y las repercusiones de esta onda negativa van a impactar a otros cautivos, que, a su vez, tratarán de “sobrevivir” arrastrando a otros al fondo con el fin de aliviar su propio sufrimiento.

Me gustaría reiterar que este es “el” momento exacto para centrarse en las lecciones ocultas, rendirnos al presente, y resurgir por encima de gustos y disgustos, sin importar la cantidad de injusticias de las que estamos siendo objeto. Recuerda de no tomártelo personalmente. Entiende que otros pueden estar en una posición similar o incluso más difícil que la tuya. Ten compasión, la situación no es tan terrible, al menos no estás siendo ultrajado y crucificado ¿verdad? Recuerda que cuanto más crece la oscuridad (y la situación puede volverse muy, muy oscura), más cerca estamos de la luz y mayores son las posibilidades de aprender la lección que nos catapultara fuera de la situación.

Este puede que no sea el mejor momento para ayudar a otros, con la compasión será suficiente, pero por lo menos trata de detener el efecto dominó negativo, confiando en esas fuerzas superiores que constantemente nos guían y que nos ayudarán a salir del túnel y a entender la lección. No hay necesidad de robar unas migajas de energía de otros seres; la energía vital es abundante si la buscamos con el corazón abierto.