Magia y Espiritualidad

Eleva el Eterno Femenino…y asi se elevara el Eterno Masculino

“En el principio estaba la Palabra, y la Palabra estaba con Dios y la Palabra era Dios” Juan 1:1

Todo comenzó con el sonido, con la Palabra, OM….la vibración. El Uno vibro y las ondas de la creación viajaron en todas direcciones manifestando un universo plagado de formas, sonidos y colores. La vibración, representada por el eter como parte de los cinco elementos presentes en todas las formas, continua su hegemonia como la via de conexión mas directa hacia la Divinidad. Todos los sentidos (tacto, gusto, vista, olfato) se ven empequeñecidos ante la magnificencia del sonido, esa experiencia única y abrumadora cuya mas exultante expresión es el silencio.

El sonido, como todo en este universo, ha sido creado a partir de la perfecta integración de la energía masculina y femenina. Y como todo en este planeta desde hace ya 5.000 años, permanece en un estado de desequilibrio fruto de una carga desmesurada de energía masculina (no el impoluto Eterno Masculino sino el menor, opresor y cargado de juicio concepto de patriarcado) en prejuicio de la energía femenina. Antes de que el desequilibrio tuviera lugar, el Eterno Femenino—esa energía creativa, compasiva, nutritiva y reconfortante—disfrutaba de su estado natural como fuente de sabiduría y ecuanimidad en el planeta. Tras su caída, hemos sido abocados a un estado de ignorancia, caos y confusión tan grande que solo un restablecimiento de estas energías puede recomponer.

Un renacimiento del Eterno Femenino es necesario para que esto ocurra. El Eterno Femenino se diferencia del feminismo en el hecho de que no se tiene que comparar a nada, no tiene que emular nada, incluyendo el concepto de patriarcado. El Eterno Femenino es primordial, una energía poderosa y auto suficiente con sus propias características, roles y expresiones. Un renacimiento del Eterno Femenino no es una búsqueda de ecuanimidad con el masculino ni una venganza por siglos de ostracismo. Es simplemente una reivindicación de un estado natural, del equilibrio original entre las dos energías que contribuyeron a la creación del universo y continúan contribuyendo a su mantenimiento.

Para devolver el equilibrio en estos tiempos de zozobra y confusión, la solución natural no es otra sino la vuelta al origen. Y el origen no es otro que el sonido, la vibración. Es en esa conexión con el sonido original donde somos capaces de restablecer nuestra claridad mental, intuición, paz interior y felicidad. Y donde podemos acceder a esta vibración? En el centro del pecho, en el Corazón sutil. Es ahí y solo ahí donde entendemos que somos en realidad pues ahí reside la esencia del Ser. Habitualmente podemos conectarnos a esta esencia a través del recogimiento, la meditación, la oración y otras técnicas. Sin embargo, en este momento de la historia, creo humildemente que la forma mas directa y poderosa de comunicación es el canto espiritual. El canto de los innumerables nombres del Divino ya que en esos nombres se mezclan sin distinción alguna el masculino y el femenino. Concentrándonos en esta simple pero increíblemente potente herramienta, invocando su fuerza universal, y proyectándola a través de la vibración en nuestro Corazón logramos, sin duda alguna, que los dos Eternos vuelvan a su lugar en el plan original de la creación.

La tradición ancestral de reunirse en círculos nos ofrece un escenario perfecto para este tipo de comunión.  Un Circulo de Canto en una atmósfera de respeto, ecuanimidad y conciencia espiritual nos ofrece una experiencia regeneradora y curativa que eleva la conciencia no solo de los participantes sino en todo el planeta ya que la vibración no entiende de barreras. Esta es una forma especial de sanación de todas esas heridas que llevamos curando desde hace muchos años y de elevar la frecuencia de lo que Jung etiqueto como el inconsciente colectivo.

Ayudamos a la gente a crear Círculos donde el canto brilla como elemento principal pero en los que no falta la conversación honesta, mensajes poderosos que aparecen por sorpresa, y un sentido de camaradería que se ha ido perdiendo en el viaje sin retorno de la comunicación virtual. En los Círculos de Canto no existe la comunicación desde el ego, los consejos personales, las diferencias basadas en la información acumulada en el cerebro. Aquí todos le hablamos al Circulo y todos bebemos de la sabiduría que emana del mismo. El Circulo es un intercambio de la Verdad universal canalizada a través de sus integrantes, es una celebración de comunidad que es a la vez estimulante y profunda, es una experiencia tranquila de la alegría de la vida.

Unete a un circulo o crea uno. Nosotros te ayudamos si quieres. Veras que crearas un impacto inmediato tanto en ti como a tu alrededor y tu vida se llenara de energía positiva y felicidad. En palabras de Margaret Mead:

Nunca dudes que un pequeño grupo de ciudadanos concienciados pueda cambiar el mundo. De hecho, eso es lo único que lo ha logrado”.